domingo, 30 de abril de 2017

GALLOS CANTO EN LA BOMBONERA



Los Diablos Rojos están del otro lado. El primer objetivo de llegar a la Fiesta Grande estaba cumplido, aunque, el último partido de la fase regular en el Estadio Nemesio Diez se tenía que ganar para darle una alegría a la gente que se dio cita en el remodelado inmueble.


Querétaro comenzó con mucha intensidad. Se empezaron a suscitar algunas faltas de Gallos, la fuerza con la que jugaban se hacía notar ampliamente cada vez que un elemento escarlata tocaba la bola.

El gol no llegaba, las oportunidades que generaba tanto Toluca como Querétaro, no pudieron ser concretadas hasta el minuto 39 de la primera mitad; Fernando Uribe fue el autor.

El delantero toluqueño recibió una gran asistencia por parte de Jesús Méndez. Uribe aprovechó el regalo de su compañero para meter un cabezazo que venció por completo a Tiago Volpi.

Para la segunda mitad, Querétaro mejoró un poco. Las faltas persistían pero lograban llegar al arco de Talavera, algo que no hicieron en el primer tiempo.

El gol de Querétaro llegaría tras una gran recuperación de Camilo Sanvezzo. El brasileño le robó el esférico a Sinha y se armó de valor para tirar al arco desde media cancha y anotar la igualada.

No obstante, el silbante Miguel Ángel Chacón decidió marcar un penalti a favor de Toluca. Antonio Naelson no logró concretarlo en el día de su homenaje. El partido se inclinó en su totalidad para Querétaro tras la infortuna situación de los mexiquenses.

Camilo Sanvezzo firmó una noche mágica, fue el que alzó la mano para empezar la remontada.

Por la banda izquierda, Édgar Benítez recorrió el esférico para mandar un pase perfecto para Sanvezzo; el brasileño no perdonó y le dio a Querétaro tres puntos.

El cuadro de Jaime Lozano salió victorioso en una aduana complicada y matemáticamente, aún tiene oportunidad de ser un invitado a la Fiesta Grande.