domingo, 7 de mayo de 2017

DE PELÍCULA LO DE MONARCAS

Monarcas Morelia derrotó dos goles por uno a Rayados de Monterrey en el partido correspondiente a la Jornada 17 de la LIGA Bancomer MX.

Los anotadores del cuadro purépecha fueron Gastón Lezcano (30’) y Raúl Ruidíaz (90´+1). Del lado regiomontano fue Dorlan Pabón de penalti (85’).

Con este resultado, Morelia conservó la categoría.



Incertidumbre del descenso. Monarcas Morelia tenía un partido complicado, tal vez el más importante en años. Los de Michoacán se pararon en el BBVA Bancomer para hacer la hazaña y conservar la categoría.


Por otra parte, Rayados buscaba escalar peldaños para enfrentar la Fase Final de este Clausura 2017 de una manera más cómoda.

El encuentro empezó mejor para los regiomontanos. Dominaron la bola prácticamente los primeros 25 minutos; algunas llegadas y jugadas peligrosas cerca del área purépecha ponían a temblar al cuadro visitante.

Para La Monarquía todo parecía adversidad; Andy Polo tuvo que salir de cambio por una lesión. Rodolfo Vilchis fue el elegido. Roberto Hernández depositó confianza en él para solventar el problema y ayudarlo a quedarse en el Máximo Circuito.

El técnico michoacano acertó. Vilchis se convirtió en el hombre más importante. Un largo recorrido por toda la banda derecha fue la que dio calma. El dorsal numero 12 llegó hasta el área de Hugo González para meter una importante asistencia a Gastón Lezcano, quien definió de manera perfecta para poner la ventaja.

En la segunda mitad la intensidad rayada seguía. El público presionaba pero el gol no llegaba. Hasta que el silbante marcó un penalti a favor de los regios.

Dorlan Pabón lo hizo. Sin titubear mandó el esférico a las redes. Ponían a sufrir a Morelia con el tema porcentual; estaban noqueados ante el panorama tan complicado.

Pero el destino les puso otra oportunidad. Raúl Ruidíaz metió un gol que significaba la salvación en los últimos minutos del encuentro. Hizo lo que pocos pronosticaban.

Morelia ante un estadio repleto del rival, abrazo la tranquilidad, pero sobre todo, encontró la manera de salvar la categoría en los últimos instantes, cuando todo parecía imposible.